4 formas de aplicar el método Marie Kondo a tus finanzas personales
Inicio » Entretenimiento » 4 formas de aplicar el método Marie Kondo a tus finanzas personales

Cupones


4 formas de aplicar el método Marie Kondo a tus finanzas personales

4 formas de aplicar el método Marie Kondo a tus finanzas personales

La serie de Netflix de Marie Kondo, Tidying Up with Marie Kondo, debutó a principios de 2019 y la llevó a su estrellato de la noche a la mañana. A pesar de que ser tan tranquilizador y útil, el programa ha brillado principalmente por el ahora famoso método KonMari. La serie se basa en el libro de Kondo, La magia del orden: herramientas para limpiar tu casa …¡Y tu vida!

El secreto de Kondo es revisar cada objeto en el hogar y eliminar cualquier cosa que no genere alegría.

Según Kondo, para saber si algo despierta alegría, debes sostenerlo. Este podría ser una reliquia familiar, tu libro favorito o ese suéter especial que siempre te hace sentir cálido y acogedor. Sosténlo en tus manos y trata de tener una idea de cómo te hace sentir. Si despierta la alegría, consérvalo. Si no, deshazte de él.

Quizás te estés preguntando qué tiene que ver el método KonMari con tus objetivos financieros. Para empezar puede ayudarte a ahorrar dinero al disminuir tu consumo de productos que no necesitas.

1.Sé más exigente al momento de realizar una compra

Según el Método KonMari, debes eliminar todo lo que no te produce alegría. Esta misma filosofía se aplica a las cosas nuevas que traes a tu hogar. En otras palabras, ahora el producto que consideras comprar debe pasar esa prueba. Con el tiempo, esto puede significar mucho dinero ahorrado en compras innecesarias.

Una confusión común es pensar que el método KonMari fomenta aún más el consumo.

Kondo argumenta en su libro que después de reducir tu colección de pertenencias, te darás cuenta de que no necesitas comprar más cosas porque no extrañarás los artículos que ya no tienes.

Simplemente no caigas en la trampa de deshacerte de todo en tu armario solo para tener una excusa para ir de compras. Puede ser tentador actualizar tu guardarropa, pero no te traerá una felicidad sostenida, lo que significa que es mejor gastar tu dinero en algo más.

Recuerda, el verdadero propósito del Método KonMari es estar feliz con las cosas que ya tienes. Al concentrarte en las cosas que realmente amas y disfrutas, estarás más satisfecho y feliz.

Pero, no evites hacer las compras ‘necesarias’ solo por pensar que no te traerán alegría. Si vives en un clima frío, tendrá sentido comprar un par de botas cálidas, incluso si no te provocarán tanta alegría porque, en la práctica, necesitas mantener los pies calientes.

2. Simplifica tus cuentas, simplifica tus finanzas

La utilidad del método KonMari va más allá de simplemente ayudarte a purgar cosas viejas que ya no usas o necesitas. Se trata de recortar los excesos. Por ejemplo, muchas personas poseen una pila de diferentes tarjetas de crédito. ¿Pero sabías que cerrar las tarjetas que no usas puede ayudarte a mejorar tu crédito? Tener menos cuentas y tarjetas también puede ayudarte a mantenerse organizado para que ningún pago se pierda.

3. Reduce tu desperdicio de comida, ahorra dinero

Es muy probable que tengas un refrigerador repleto de cosas que no vas a comer antes de que se echen a perder.

Al final del mes, una gran parte de esta se irá a la basura, y tendrás que regresar al supermercado y llenar tu carrito de compras con más productos para reabastecer tu refrigerador entero.

Para aplicar el Método KonMari, organiza tu refrigerador de manera que puedas ver todo lo que hay dentro cuando abras la puerta. Esto solo será posible después de una revisión exhaustiva de todos los productos en tu refrigerador. Al igual que hiciste con tu ropa, revisa cada artículo.

Pero en lugar de conservar los elementos que te despiertan alegría, conserva los que no se hayan podrido o caducado. Tu refrigerador debería estar mucho más vacío ahora. Cuando tengo invitados, siempre están sorprendidos por la poca comida que tengo a mano. La verdad es que ahorro más dinero de esta manera. Solo compro ingredientes para recetas específicas que voy a hacer. Esto significa ir de compras más seguido, pero gastar menos dinero.

Antes de cada viaje al supermercado, haz una lista de compras con todos los artículos que necesitas. Y NO vayas de compras sin ella o con el estómago vacío.

Otro beneficio adicional es que tu viaje de compras será mucho más corto, ya que no pasearás por cada pasillo buscando cosas que no necesitas. Tu cintura también te lo agradecerá, pues será menos probable que compres refrescos, papas fritas, pasteles y otros artículos no saludables de manera impulsiva.

Si bien está claro que el método de Kondo puede permitirte ahorrar dinero, también puede ayudarte a generar más ingresos.

4. Complementa tus ingresos vendiendo cosas que ya no quieres

Vender algunas de tus cosas puede ayudar a fortalecer tu presupuesto y a potencializar tus ahorros. Al mantener bajos tus gastos, cada dólar adicional que ganes irá directamente a tu cuenta de ahorros o a tus inversiones en lugar de gastarlos.

Una vez que tengas un montón de cosas para vender, puede que te resulte difícil separarte si recibes mucho menos de lo que pagaste inicialmente. Solo recuerda que vender algo del 15% al 25% de su valor original es mejor que mantenerlo y obtener 0 dólares por él.

Si vives en una casa y tienes una habitación libre llena de basura, también puedes alquilar la habitación adicional en Airbnb o encontrar un compañero de habitación para ganar dinero extra, una vez que la hayas vaciado de cosas que ya no necesitas.

Tal vez estés listo para comprar el libro y sumergirte de lleno en organizar tu vida o tal vez no. En cualquier caso, creo que todos podemos estar de acuerdo en que podríamos estar un poco más felices con las cosas que ya tenemos. Un poco de gasto consciente puede hacer grandes cambios, además ahorrarás dinero en el proceso.

Este artículo fue publicado originalmente en inglés en Forbes.com.

*Camilo Maldonado escribe sobre las mejores prácticas de las finanzas personales. Es cofundador del sitio web The Finance Twins.

Fuente: Forbes

Deja tus comentarios