André Aciman, el autor de 'Call me by your name': "Hemingway escribía espantosamente mal"
Inicio » Cultura » André Aciman, el autor de ‘Call me by your name’: «Hemingway escribía espantosamente mal»

Cupones


André Aciman, el autor de ‘Call me by your name’: «Hemingway escribía espantosamente mal»

Variaciones enigma, su nueva novela, es una pieza en cuatro movimientos sobre los amores esquivos, la belleza como melancolía y la iniciación en el deseo sexual.

André Aciman dice que no le interesa la literatura de 2019. «Algún libro leo por compromiso; digo que me gusta pero en realidad, no». Sebald fue el último autor que le convenció. «Era un estilista de verdad, el último en un mundo en el que ya nadie cuida el ritmo de la frase, la frase larga, la palabra justa… Bueno, Hemingway escribía espantosamente mal ya hace mucho. Y también hay buenos estilistas que no me interesan. Conrad, por ejemplo: no se puede tener pensamientos más mediocres que los de Conrad, pero ¡cómo escribía! O Henry James. O Virginia Woolf. Qué le vamos a hacer».

Aciman, escritor estadounidense, autor de Llámame por tu nombre, la novela que llevó a Call me by your name, es un conversador maravilloso. Cualquier tema es bueno. Por ejemplo: sus padres. «Mi padre fue una persona infeliz. Su problema era que había sido rico y había dejado de serlo y no le gustó el cambio. No se adaptó bien a la vida en un pisito en Nueva York. Era un hombre guapo. Tuvo amantes hasta una edad avanzada, hombres y mujeres. Mi madre estaba obsesionada con sus infidelidades. Y la verdad: tenía razón. La recuerdo en el lecho de muerte: ‘¿Quién es esa señora?’. No fueron un matrimonio feliz. Ella tenía mucho carácter y estaba sorda y él era poeta y necesitaba que lo escucharan. Pero estuvieron 62 años juntos».

También Variaciones enigma (Alfaguara), la nueva novela de Aciman, incluye a un padre encantador y no del todo castocomo el de Llámame por tu nombre. Un resumen: el libro empieza con el regreso del narrador al pueblo de pescadores en el que pasaba los veranos de niño. El paseo lo llena de nostalgia pero lo que de verdad le turba es el recuerdo del ebanista local, del que se enamoró desesperadamente con 12 años.Siguiente capítulo: el narrador cree descubrir a su mujer en adulterio pero,en realidad, es él el que se ha enamorado de un veinteañero con el que juega al tenis. Tercera parte: el narrador está emparejado con el tenista pero pasa una noche con una compañera de la carrera con la que ya se ha acostado un par de veces durante los últimos 20 años. Se quieren mucho.Y conclusión: el narrador, ya mayor, lo deja todo por una joven que lo idealiza románticamente.

-Es una bobada pero recordé El jardín de los Finzi Contini por el tenis.

-El jardín de los Finzi-Contini me toca muy personalmente: todo ese mundo de grandes mandiones y fiestas… Ése es el mundo en el que me crié y que perdí.Hace poco volví a leerlo después de muchos años y descubrí, aterrado, que había copiado una escena de Bassani en Llámame por tu nombre».

Variaciones enigma también remite a A la sombra de las muchachas en flor, porque sus personajes, como los de Proust, sienten la belleza como un dolor.«La belleza es una forma de dolor, o más que de dolor, de pena, de melancolía. Y los amores más importantes son los que nos son esquivos».

En cambio, no hay sordidez, ni miedo, ni humillación, experiencias clásicas en la iniciación romántica de los hombres homosexuales. «Sé que esas experiencias son importantes. Pero no me sirven en estos libros»

Sólo nos falta preguntar por la bisexualidad.«He deseado con la misma intensidad a hombres y mujeres. Pero sólo me he enamorado de mujeres. Quizá fuera un error, porque las parejas más felices que conozco son de hombres. Pasan 40 años juntos y siguen satisfechos incluso sexualmente»

Fuente: elmundo.es

Deja tus comentarios