Edgar Allan Poe, sus 10 mejores cuentos.
jueves , 19 octubre 2017
Citas del mes

Edgar Allan Poe, sus 10 mejores cuentos.

Un día como hoy de 1809 nacía Edgar Allan Poe en Boston, recordamos a uno de los mas grandes autores de habla inglesa de la historia haciendo un recuento de algunas de sus mejores obras.

Poeta, cuentista y crítico estadounidense. Sus padres, actores de teatro itinerantes, murieron cuando él era todavía un niño. Edgar Allan Poe fue educado por John Allan, un acaudalado hombre de negocios de Richmond, y de 1815 a 1820 vivió con éste y su esposa en el Reino Unido, donde comenzó su educación.

La mascara de la muerte roja (1842)

Relato en el que una misteriosa peste ataca la ciudad de Próspero, príncipe de una ficticia nación, al cual le complacía darse todo tipo de placeres, de los que un rey puede disfrutar, como el buen gusto, las artes, los bailes orquestados y fiestas rodeadas de diversión y sarcasmo.

Al darse cuenta de que la peste atacaba a toda su región, decide encerrarse en su castillo, junto con varios cientos de nobles de su corte los cuales intentan escapar de la Muerte roja.

Ligeia (1838)

Luego de la muerte de su amada Ligeia, vuelve a casarse, pero su recuerdo lo asalta a cada momento, especialmente el de sus grandes ojos negros.

Los crimenes de la calle Morgue (1841)

Paris, S. XIX, un espantoso crimen se produce en la calle Morgue, no hay pistas, los testigos se contradicen, solo un genio como Dupin puede dar con la solución.

La verdad sobre el caso del señor Valdemar (1845)

El narrador, llamado P…, describe el interés creciente en el mesmerismo, una pseudociencia consistente en imbuir al paciente en un estado hipnótico mediante la influencia del magnetismo (el mesmerismo evolucionaría más adelante en la hipnosis). Señala que, hasta donde él sabe, nadie ha mesmerizado a un voluntario en el umbral de su muerte, y tiene curiosidad por conocer sus efectos en un moribundo.

El gato negro (1843)

Un joven matrimonio lleva una vida hogareña apacible con su gato, hasta que el marido empieza a dejarse arrastrar por la bebida. El alcohol le vuelve irascible y en uno de sus accesos de furia acaba con la vida del animal. Un segundo gato aparece en escena, la situación familiar empeora, llega a declararse un incendio, y los acontecimientos se precipitan hasta culminar en un horrendo desenlace.

Mira los cuentos restantes en la página 2

Deja tus comentarios