Solo Houses: villas de diseño en un bosque de Matarraña
Inicio » Cultura » Solo Houses: villas de diseño en un bosque de Matarraña

Cupones


Solo Houses: villas de diseño en un bosque de Matarraña

Arquitectura y naturaleza se abrazan en Teruel.

Los impulsores del proyecto Solo Houses tenían una idea clara: de la unión de arquitectura y paisaje puede nacer el arte. Y así ha sido. Situada al borde del Parque Natural des Ports, en Matarraña (Teruel), esta espectacular creación puede presumir de ser la primera colección de arquitectura en Europa.

Los galeristas parisinos Eva Albarrán y Christian Bourdais llevan más de quince años dedicándose a sus dos grandes pasiones: la arquitectura y al arte contemporáneo. En 2004, fundaron Eva Albarrán & Co, que actualmente es una de las tres mayores productoras de arte contemporáneo de Francia.

Más tarde, en 2012, lanzaron su gran apuesta, Solo Houses, y en 2018 abrieron su primera galería en Madrid.

Esta iniciativa promete sumergirnos en una experiencia única a través de sus quince villas y un hotel -la pieza central del proyecto-, completamente mimetizados con el entorno.

Cada una de las viviendas cuenta con un diseño único, fruto de la colaboración de doce de los estudios de arquitectura más innovadores del mundo, a los que los galeristas que idearon Solo Houses dieron absoluta libertad para elaborar sus propuestas.

La combinación de joyas arquitectónicas, obras de arte y senderos trazados en armonía con la belleza del Parque Natural de Los Puertos de Beceite ha sido la clave del éxito de Solo Houses, una obra -aún en desarrollo- realizada en colaboración con el arquitecto chileno Smiljan Radic (diseñador del hotel), el reputado director artístico Han Ulrich Obrist (encargado del programa cultural) y el paisajista Bas Smets.

Por otro lado, desde el 24 de mayo, tiene lugar el Solo Houses Summer Group Show, la primera edición de una muestra anual que durará seis meses, durante los cuales artistas nacionales e internacionales, con la naturaleza como escenario, presentan proyectos que desafían la percepción del espacio.

Este evento pretende romper con los límites que supone exponer en una galería convencional, experimentando así con el espectacular entorno de natural de Matarraña.

Podemos encontrar obras de land art como, por ejemplo, la enorme masa color fucsia, titulada Kissing the void (2012), de Ugo Rondinone. O creaciones tan vanguardistas como Animitas(2014) de Christian Boltanski, quien ha dibujado su propio paisaje sonoro con quinientas campanas japonesas suspendidas de unas finas cañas metálicas.

Por su parte Héctor Zamora ofrece en Truth Always Appears as Something Veiled (2017) una nueva percepción entre lo oculto y lo abierto. Inspirado en un dibujo antiguo descubierto en Cnido (Turquía), el artista ha creado un laberinto de ladrilloperforado en Matarraña.

El resto de artistas que han dejado su sello creativo en estas tierras aragonesas son Iván Argote, Barozzi Veiga, Peter Downsbrough, Olivier Mosset, Fernando Sánchez Castillo y Pezo Von Ellrichshausen.

LAS VILLAS 

Traspasar las fronteras que surgen al alzar unos muros, integrando el paisaje en la obra y la obra en el paisaje, ha sido propósito de los arquitectos que han formado parte del proyecto Solo Houses, y claro ejemplo de ello es la casa circular del estudio Office KGDVS, que pasa casi desapercibida.

¿Rifarse la habitación con vistas? Aquí ese problema no tiene cabida, pues cada una de las estancias es una ventana abierta al bosque. Además, en el patio, ubicado en el corazón de la propiedad, han creado una piscina que terminará de conqusitar a los residentes.

Pero esta construcción no tiene nada que envidiar a la creación de Mauricio Pezo y Sofía Von Ellrichshausen, un maravilloso mirador sobre la reserva natural. Esta residencia, construida a modo de plataforma para dar la sensación a sus visitantes de estar suspendidos en el aire, también cuenta con un patio con piscina en el centro de la casa.

Eso sí, el arquitecto japonés Go Hasegawa se lleva el premio a uno de los diseños más impactantes: un espacio fusionado con el bosque y arropado por el acantilado, con una piscina que se adapta a la orografía del terreno. Y a sus pies, el río. ¡Maravilla!

Como si de una seta gigante se tratase, la construcción circular elevada de Johnston Marklee se alza tímida sobre la llanura, en consonancia con los árboles que la rodean. Sus amplios ventanales permiten disfrutar de unas inspiradoras vistas al atardecer.

Y si al huésped le apetece un chapuzón, sólo tiene que bajar las escaleras de la casa para llegar a su piscina privada.

La originalidad cobra vida en la villa del arquitecto japonés Fujimoto: madera en bruto y un entramado irregular que recrean un bosque. Protegida y a la par abierta al entorno, esta obra geométrica cuenta con una terraza en la parte superior que se convertirá en tu refugio favorito. “Moverse por la casa es como trepar a un árbol”, asegura el arquitecto.

Aunque una fuerte competidora es la creación de Didier Faustino, una estructura irregular que parece haber sido arrojada desde el cielo sobre el Parque Natural de Los Puertos de Beceite. La Casa Infinita, como ha sido bautizada por su artífice, representa el centro del Big Bang, absorbiendo y devolviendo la luz que la penetra.

¿Una de nuestras favoritas? La del estudio de arquitectura japonés TNA, una imponente pirámide de hormigón invertida que ha hundido su punta en el terreno. La luz se apodera de cada uno de sus espacios interiores, de los que sólo querrás salir para refrescarte en su preciosa piscina.

Una pequeña acrópolis sobre la cima de una colina, obra de Barozzi Veiga, que esconde un acogedor hogar bajo su estructura; cuatro bloques en forma de “T” en un olivar del estudio neoyorquino MOS Architects; una estructura que juega con las ondulaciones del estudio SO-IL; o la Greenhouse del arquitecto experimental Jean Pascal-Flavien -que reinterpreta el concepto de la sexualidad jugando con las conexiones de agua de la casa, donde encontramos “duchas gogos”- son algunas de las obras restantes.

Para descubrir cada una de las villas y estar al tanto de las nuevas incorporaciones, visita la página web de Solo Houses. O mejor, pon rumbo a Matarraña.

Fuente: traveler.es

Deja tus comentarios