Un día como hoy de 1899 nacía Jorge Luis Borges
miércoles , 22 noviembre 2017
Citas del mes

Un día como hoy de 1899 nacía Jorge Luis Borges

Lo recordamos con algunas de sus mejores frases

Uno de los mayores genios en la historia de la literatura de habla hispana nacía un día como hoy de 1899 en Buenos Aires, Argentina

Aunque cada una de las palabras que escribía conformaban un hermoso todo en sus cuentos, ensayos o poemas, aquí lo recordamos con cariño citando algunas de sus mejores frases:

«A mí se me hace cuento que empezó Buenos Aires, la juzgo tan eterna como el agua y como el aire».

«(…) acudí a la menos perspicaz de las pasiones: al patriotismo».

«Cualquier destino, por largo y complicado que sea, consta en realidad de un solo momento: el momento en que el hombre sabe para siempre quién es».

«¿De qué otra forma se puede amenazar que no sea de muerte? Lo interesante, lo original, sería que alguien lo amenace a uno con la inmortalidad».

«Desvarío laborioso y empobrecedor el de componer vastos libros; el de explayar en quinientas páginas una idea cuya perfecta exposición oral cabe en pocos minutos»

«Dijo Tennyson que si pudiéramos comprender una sola flor sabríamos quiénes somos y qué es el mundo»

«El ejecutor de una empresa atroz debe imaginar que ya la ha cumplido, debe imponerse un porvenir que sea irrevocable como el pasado».

«El tiempo es la sustancia de la que estoy hecho».

«El tiempo se bifurca perfectamente hacia innumerables futuros».

«… el verso exige la pronunciación. El verso siempre recuerda que fue un arte oral antes de ser un arte escrito, recuerda que fue un canto».

«Enamorarse es crear una religión cuyo Dios es falible».

«Entre las cosas hay una de la que no se arrepiente nadie en la tierra. Esa cosa es haber sido valiente».

«Fácilmente aceptamos la realidad, acaso porque intuimos que nada es real».

«Gracias por la música, misteriosa forma del tiempo».

«Hay quienes no pueden imaginar un mundo sin pájaros; hay quienes no pueden imaginar un mundo sin agua; en lo que a mí se refiere, soy incapaz de imaginar un mundo sin libros».

«He sospechado alguna vez que la única cosa sin misterio es la felicidad, porque se justifica por sí sola».

«Hecho de polvo y tiempo, el hombre dura menos que la liviana melodía que sólo es tiempo».

«La literatura no es otra cosa que un sueño dirigido».

«La muerte es una vida vivida. La vida es una muerte que viene».

«…lo que llamamos azar es nuestra ignorancia de la compleja maquinaria de la causalidad)…».

«Los actos de los hombres no merecen ni el fuego ni los cielos».

«Los espejos y la cópula son abominables, porque multiplican el número de los hombres».

«…declaraba que censurar y alabar son operaciones sentimentales que nada tienen que ver con la crítica».

«Modificar el pasado no es modificar un solo hecho: es anular sus consecuencias, que tienden a ser infinitas».

«Morir por una religión es más simple que vivirla con plenitud».

«Yo había comprendido hace muchos años que no hay cosa en el mundo que no sea germen de un Infierno posible; un rostro, una palabra, una brújula, un aviso de cigarrillos, podrían enloquecer a una persona, si ésta no lograra olvidarlos».

«Todos los hechos que pueden ocurrirle a un hombre, desde el instante de su nacimiento hasta el de su muerte, han sido prefijados por él. Así, toda negligencia es deliberada, todo casual encuentro una cita, toda humillación una penitencia, todo fracaso una misteriosa victoria, toda muerte un suicidio. No hay consuelo más hábil que el pensamiento de que hemos elegido nuestras desdichas».

«Me satisface la derrota, porque ha ocurrido, porque está innumerablemente unida a todos los hechos que son, que fueron, que serán, porque censurar o deplorar un solo hecho real, es blasfemar del universo».

«No estoy seguro de que yo exista, en realidad. Soy todos los autores que he leído, toda la gente que he conocido, todas las mujeres que he amado. Todas las ciudades que he visitado, todos mis antepasados…».

«¡Oh dicha de entender, mayor que la de imaginar o la de sentir!».

«Pensar, analizar, inventar no son actos anómalos, son la normal respiración de la inteligencia»

«Pensé que un hombre puede ser enemigo de otros hombres, de otros momentos de otros hombres, pero no de un país: no de luciérnagas, palabras, jardines, cursos de agua, ponientes».

«Que el cielo exista, aunque nuestro lugar sea el infierno».

«…¿Qué otra cosa puedo hacer que no sea escribir y soñar…?».

«Sentí lo que sentimos cuando alguien muere: la congoja, ya inútil, de que nada nos hubiera costado ser más buenos».

«Ser inmortal es baladí; menos el hombre, todas las criaturas lo son, pues ignoran la muerte; lo divino, lo terrible, lo incomprensible, es saberse inmortal».

«Si el espacio es infinito estamos en cualquier punto del espacio. Si el tiempo es infinito estamos en cualquier punto del tiempo».

«Si las páginas de este libro consienten algún verso feliz, perdóneme el lector la descortesía de haberlo usurpado yo, previamente. Nuestras nadas poco difieren; es trivial y fortuita la circunstancia de que tú seas el lector de estos ejercicios, y yo su redactor».

«Siempre es una palabra que no está permitida a los hombres».

«Siempre he sentido que hay algo en Buenos Aires que me gusta. Me gusta tanto que no me gusta que le guste a otras personas. Es un amor así, celoso».

«Siglos de siglos y sólo en el presente ocurren los hechos; innumerables hombres en el aire; la tierra y el mar, y todo lo que realmente pasa me pasa a mí».

«Sólo una cosa no hay. Es el olvido».

«Somos nuestra memoria, somos ese quimérico museo de formas inconstantes, ese montón de espejos rotos».

«También el jugador es prisionero de otro tablero de negras noches y de blancos días».

«Todo, entre los mortales, tiene el valor de lo irrecuperable y lo azaroso».

«Todos caminamos hacia el anonimato, solo que los mediocres llegan un poco antes».

«Una de las escuelas de Tlön llega a negar el tiempo: razona que el presente es indefinido, que el futuro no tiene realidad sino como esperanza presente, que el pasado no tiene realidad sino como recuerdo presente».

«Ni el libro ni la arena tienen ni principio ni fin».

«La venganza no es menos vanidosa y ridícula que el perdón».

«Para ver una cosa hay que comprenderla. […] Si viéramos realmente el universo, tal vez lo comprenderíamos».

“El arte, siempre, opta por lo individual, lo concreto; el arte no es platónico”.

“En mi corta experiencia de narrador, he comprobado que saber cómo habla un personaje es saber quién es, que descubrir una entonación, una voz, una sintaxis peculiar, es haber descubierto un destino”.

«Antes no se hablaba de economistas, pero el país prosperaba. Ahora casi no se habla de otra cosa, y el resultado de esos expertos ha sido la ruina del país; pero eso no importa, sigue hablándose, sigue insistiéndose en esa ciencia, posiblemente no menos imaginaria que la alquimia».

“Estos señores que van desparramando su retrato, haciendo promesas, a veces amenazas, sobornando, en suma. Para mí ser político es uno de los oficios más tristes del ser humano. Esto no lo digo contra ningún político en particular. Digo en general, que una persona que trate de hacerse popular a todos parece singularmente no tener vergüenza. El político en sí no me inspira ningún respeto. Como político”.

«Yo, que me figuraba el Paraíso bajo la especie de una biblioteca».

«Un verso bueno no permite que se lo lea en voz baja, o en silencio».

«Yo he querido hacer lo mismo en muchos cuentos y he sido admirado por ese hallazgo, que es el hallazgo de Dante en la Edad Media, el de presentar un momento como cifra de una vida».

«El ápice de la literatura y de las literaturas es la Comedia,… un libro que todos debemos leer».

«Ya cumplidos los cuarenta años, todo cambio es un símbolo detestable del pasaje del tiempo».

«Yo no hablo de venganzas ni perdones, el olvido es la única venganza y el único perdón».

Deja tus comentarios