Pero si voy al 'gym' casi todos los días, ¿por qué no estoy perdiendo peso?
martes , 21 noviembre 2017
Citas del mes

Pero si voy al ‘gym’ casi todos los días, ¿por qué no estoy perdiendo peso?

Estos son los errores de fitness y nutrición que puedes estar cometiendo

port5ErroresGym

Vas al gimnasio de lunes a jueves. Sales agotada. Nunca cenas hidratos de carbono. No comes pan. Has sustituido el azúcar por estevia y/o sacarina. Solo tomas postre los fines de semana. Te has encomendado a las bondades de los refrescos light. Y, aún haciendo todo esto, no consigues perder peso. O no lo pierdes al ritmo esperado. Pues aunque puede deberse a diferentes causas como la edad o determinados cambios hormonales, puede que estés cometiendo ciertos errores –más frecuentes de lo que tú piensas– que están estancando esa progresión de pérdida de peso. Seguramente algunos los has visto venir durante mucho tiempo y solo necesitabas la confirmación oficial para dejar de cometerlos. Puede que otros ni se te hayan pasado por la cabeza antes. Pero sea como sea, si los identificas y los corriges, puedes empezar a notar mejoría frente a la báscula, siempre y cuando, eso sí, el objetivo de pérdida de peso que te hayas planteado sea real, coherente y asumible a medio plazo. Hablamos con Mariano Aicardi, fitness manager de Caroli Health Club de Madrid, y con el Departamento de Nutrición de Tacha Beauty para descifrar los errores que cometes en el gym y en tu dietay que te están poniendo difícil cumplir tu objetivo.

Errores que cometes en el ‘gym’

No cambiar de tabla de ejercicios cada 5 semanas
Tal y como nos explica el experto de Caroli Health Club, no cambiar de rutina de vez en cuando, no solo afecta a tu motivación (otro factor relacionado con la pérdida de peso) sino que hace que el músculo se acostumbre a un estímulo repetitivo, gastando menos energía y haciendo que nos estanquemos en la pérdida de peso. Por eso lo ideal es cambiar de tabla o rutina cada 5 semanas.

Realizar rutinas con demasiados descansos
Contabilizar la hora que entras y la hora a la que sales del gym no es una referencia válida para valorar la intensidad de rutina. Y es que hacer entrenamientos que impliquen descansos entre cada ejercicio es otro de los errores más frecuentes que observan los entrenadores personales. ¿La solución? Llevar a cabo una rutina estructurada en dos partes, realizando una primera parte con 4 ejercicios seguidos y descansar solo entre la primera y la segunda parte.

mujer-en-el-gym-e1413496275255

Hacer ejercicios de pesas con descanso
Ya hemos dicho en varias ocasiones que los ejercicios de tonificación con pesas también ayudan a perder peso ya que hacen que el mebolismo se active por más tiempo, en reposo y después de la sesión de fitness. Pero para que esto ocurra exactamente así es necesario, tal y como explica Aicadi, “realizarrepeticiones seguidas sin descanso para poder quemar. De lo contrario, lo que se consigue es aumentar la masa muscular”, añade el experto.

Entrenar menos de dos días a la semana
Siempre insistimos en que algo es mejor que nada, pero a la hora de perder peso es necesario hacer, como mínimo, dos entrenamientos a la semana, siempre teniendo en cuenta otra máxima: para que el entrenamiento sea efectivo y el cuerpo pueda asimilarlo es necesario dejar entre 48 y 72 horas de descanso entre uno y otro.

Llevar a cabo sesiones demasiado cortas
Para que un entrenamiento sea efectivo debe tener una duración mínima de 20 minutos. Y el experto en fitness insiste: “Y es importante que en ese tiempo los ejercicios se hagan sin descanso para que el metabolismo cambie y empecemos a quemar grasas”, explica el entrenador personal de Caroli Health Club. De la misma manera, la parte de cardio en el total de la sesión debe durar, por lo menos, 20 minutos para que resulte efectiva en lo que a pérdida de peso se refiere.

Errores que cometes en tu dieta (y estilo de vida)

Haber hecho muchas dietas (y/o muy restrictivas)
A la hora de ponerse a dieta es fundamental ponerse en manos de un nutricionista que elija la dieta que mejor se adapta a tus necesidades. Cuando no se hace y se somete a nuestro cuerpo a demasiadas dietas sin control, nuestro propio organismo puede llegar a frenar la pérdida de peso ya que se ve sometido a una restricción alimentaria que afecta al metabolismo basal. El equipo del departamento de nutrición de Tacha Beauty lo explica así. “Es lo que comúnmente se denomina síndrome del camello. Cuando el cuerpo percibe que no tiene suficiente gasolina, la poca que le damos, aunque sea muy poca, se la guarda en forma de reserva por si la necesita en un futuro. Como ocurre con el camello en el desierto, cuando encuentra agua se la guarda en su reserva”, explican.

Dormir menos de 6 horas
Está científicamente comprobado: dormir poco aumenta el apetito porque se eleva la cantidad de grelina en sangre. Y es que, tal y como nos explican desdeTacha Beauty, “la grelina es una hormona que aumenta el apetito y se produce cuando se detecta la necesidad de reabastecer de combustible al cuerpo”. Por eso, la solución es dormir más de 6 horas para evitar esa disfunción hormonal.

Cenar solo fruta de forma habitual
Aunque hacer de forma puntual una cena detox a base de fruta como piña, papaya o sandía para compensar una comida copiosa es una buena idea, hacerlo de forma habitual no lo es, sobre todo si queremos perder peso. “No se trata de una cena equilibrada, solo estaríamos aportando hidratos de carbonos y la proteína y la grasa estarían ausentes”, explican los nutricionistas de Tacha.

new_4697

Tomar entre horas solo fruta (y nada más)
Tomar fruta entre horas es una gran idea, pero sobre todo cuando se mezcla con algún fruto seco. Esta mezcla evitará un pico de glucemia procedente del azúcar de la fruta.

No tomar fruta después de las comidas
Siempre se ha dicho que tomar fruta después de la comida engorda. Pero tal y como explican rotundos desde Tacha Beauty, “esto no tiene una consistencia científica. La fruta contiene altas dosis de fibra que pueden aumentar tu sensación de saciedad si te has quedado con hambre en la comida y así evitar el picoteo de más tarde. Si estás cuidando tu alimentación, puedes escoger frutas de bajo aporte calórico”, añaden.

Pesarse todos los días
Estar a dieta o controlar tu peso no implica pasar por la báscula todos los días. De hecho, hacerlo es un gran error ya que puede tener un efecto desmotivamente cuando no se baja de peso. “El peso no funciona como una ciencia exacta. No siempre se cumple el ‘hoy no como, mañana adelgazo’. Hay que respetar sus ritmos y cuidarlo para no someterlo a una presión excesiva”, nos cuentan los expertos en nutrición. Por eso, en lugar de pesarte a menudo, puede resultar más gratificante fijarse en las sensaciones corporales, es decir, en si te sientes más ligera, en lo que te dice la ropa…

Abusar de la comida ‘light’, del 0% y de los productos naturales envasados
Y es que, un consumo excesivo de estos productos, puede aportar un mayor porcentaje de azúcares en su composición que se convierten en grasa si hay un exceso.

Fuente: Vogue España

Deja tus comentarios