El libro donde 12 escritores se rindieron ante José José
Inicio » Cultura » El libro donde 12 escritores se rindieron ante José José

Cupones


El libro donde 12 escritores se rindieron ante José José

Ana Clavel, Héctor de Mauleón y Guillermo Fadanelli, entre otros participaron en ‘Y sin embargo yo te amaba’.

Érase un cantante que por más de veinte años se erigió como el mayor exponente de la canción romántica en el país. Un intérprete que sin más se ganó el mote de “El Príncipe de la Canción”.

Todavía hoy las interpretaciones de José José son bálsamo para los habitantes del hotel de los corazones rotos y ablandan a los rockeros más reacios.

A propósito de su muerte, es preciso recordar Y sin embargo yo te amaba, el libro compilado por Delia Juárez y para el cual convocó en un inusual ejercicio dentro de la literatura mexicana, a un grupo de autores para rendirle homenaje al jefe de la balada urbana nacional.

Doce narradores interpretan al músico y a través de igual número de textos rescatan temas o de menos el espíritu de quien hiciera célebre La nave del olvido.

Ana Clavel narra la historia de una relación que bien habría podido inspirar a Roberto Livi para componer “40 y 20”. Guillermo Fadanelli ofrece un relato que rescata al enamorado de ínfima autoestima que canta “Me basta”.

Menos obvio, aunque igual respetando la atmósfera de “El triste”, Héctor de Mauleón esboza una época en la que José José era un auténtico Dios. Menos clavado en la textura de las canciones y sí en el personaje, Iván Ríos Gascón en “El gnomo”, perfila al artista como una presencia constante y a veces insufrible. No podía faltar la cantina como escenario y toca a Eduardo Antonio Parra, llevarnos hasta ahí para narrar “Nunca había oído la letra”, donde leemos el poder sanador que puede tener “Si me dejas ahora”.

Más distante de la ficción es “El aprendiz de seductor”, suerte de ensayo donde Roberto Diego Ortega hace un perfil del intérprete y escribe: “José José pudo construir un personaje sin asomo de reserva ni vergüenza, entre otras cosas porque su herencia fue una sensibilidad que él proyectó hacia la balada, un poco más abierta, moderna o novedosa que los cartabones y rutinas previas”. El ejercicio poético propuesto por Luis Miguel  Aguilar en José José: Jocentones, juega a elaborar figuras líricas a partir de versos del Príncipe de la Canción.

En un tomo más intimista encontramos Rafael Pérez Gay y “Vine por un cuento”, donde luego de hacer un recorrido personal y urbano concluye:

“Alguna vez todos hemos vivido dentro de la jaula de oro de José”.

Completan el cuadro Ana García Bergua, Anamari Gomís, Roberto Piego y Carmina Narro. Todos, a su manera hacen incursiones al trabajo del artista.

Aclaremos, no se trata de hacer apología del cantante. Hay respeto y a veces sátira de un cantante esencial en la educación sentimental del mexicano, y al que la mayoría hemos cantado al menos una vez.

Fuente: aristeguinoticias.com

Deja tus comentarios