El mito de la “Araña sello” o “Cabeza de moneda” y otros arácnidos en Chihuahua

El mito de la “Araña sello” o “Cabeza de moneda” y otros arácnidos en Chihuahua

Luego de que a través de las redes sociales se alertara sobre la presencia en territorio mexicano de la “Araña sello” o “Cabeza de moneda” y aparentemente mortal, investigadores que trabajan en el comportamiento de animales ponzoñosos en el Laboratorio de Entomología de Faciatec, desmintieron la publicación y llamaron a no crear psicosis entre los chihuahuenses.

Para el maestro Óscar Angulo, encargado del área de manejo de plagas e investigador de la Facultad de Ciencias Agrotecnológicas de la UACH, este arácnido supuestamente avistado en diferentes lugares del norte del país, como Monterrey, Sinaloa, Sonora y Zacatecas, es una araña que también se le conoce como “trampera”, cuyo nombre científico es Cyclocosmia loricata y no es peligrosa.

Dijo que este animal, contrario a lo que se dice en las redes sociales, realmente no hace nada a la salud del ser humano y, al contrario, es benéfica como control biológico natural que ayuda al medio ambiente; por eso el apodo de “trampera” porque lo que hace es excavar un agujero para camuflajearse y ser invisible en el entorno que los rodea y así cazar a otros insectos.

“La araña “cabeza de moneda” es una especie que si la agarras no tiene por qué preocuparte, pues aunque sí son venenosas, lo único que afectan es al insecto que está cazando, pero son de importancia médica ya que no tienen una neurotoxina que haga daño al ser humano. Aunque si hay presencia de ellas en el país, no se han localizado en esta ciudad, porque son de hábitos muy nómadas y regularmente se esconden en bancos de arena”, explicó el maestro investigador.

Óscar Angulo precisó que a los animales ponzoñosos que se deben extremar los máximos cuidados, son la viuda negra y la araña violinista que sí son de importancia médica porque su veneno son neurotoxinas fuertes y si no se atiende a tiempo aplicándose el antídoto, podrían ocasionarle hasta la muerte.

“En el caso de la viuda negra, cuyo nombre científico es Latrodectus mactans, es muy fácil de identificar porque es un arácnido con 8 patas de color negra, y en el abdomen tienen como un reloj de arena color rojo. Le llaman viuda negra por su color y viuda porque cuando se aparea con el macho, a veces la hembra lo mata y se alimenta de él para hacer la creación de los huevecillos”.

Agregó que para identificar a la Loxosceles laeta, mejor conocida como la araña violinista, sólo basta con observar que es de color café; poquito más patona, a esa le llaman violinista porque en el abdomen tiene una manchita negra como la forma de un violín, y ambos arácnidos generalmente andan solitarios porque se esconden en lugares oscuros, como rincones del baño, debajo de los tanques de gas o cerca de los bóilers o calentadores de agua.

Por último, el maestro investigador del Laboratorio de Entomología de la facultad dijo que son muchos mitos los que se han formado en torno a varios de los animales ponzoñosos, cuando al contrario colaboran en el ambiente como depredadores de otros bichos, por lo que negó que los otros tipos de arañas como la Tigre, Jardín, Mata venado o Araña Camello, o el vinagrón, ciempiés, campamochas, tarántulas, escorpiones, incluso algunos tipos de alacranes, sean peligros porque no contienen neurotóxicos que tengan la capacidad como para matar a los seres humanos.

Fuente: uach.mx

Deja tus comentarios