‘¿Por qué nadie publica mi novela?’: Fay Weldon tiene la respuesta
Inicio » Cultura » ‘¿Por qué nadie publica mi novela?’: Fay Weldon tiene la respuesta

Cupones


‘¿Por qué nadie publica mi novela?’: Fay Weldon tiene la respuesta

Con más de 30 novelas publicadas y una decena de premios en su haber, la escritora Fay Weldon se atreve a exponer su teoría de la literatura en ¿Por qué nadie publica mi novela?, un libro a medio camino entre las memorias y el manual de escritura que acaba de publicar en español la editorial Círculo de Tiza. “Hay historias en todas partes: en la radio, en la televisión y en nuestras vidas, aunque escribir sobre uno mismo sea aburridísimo de leer”, asegura en una entrevista a Efe la autora (Birmingham, 1931) de Vida y amores de una diablesa, que se llevó al cine con Meryl Streep.

Autora, guionista y profesora de escritura creativa, Weldon ha dedicado toda su vida a la literatura. Un viaje que comenzó hace más de cincuenta años, con la publicación en Reino Unido de The Fat Women’s Joke. “Yo no ‘decidí’ ser escritora. En 1967 escribí una novela sobre algo que necesitaba decir y a la gente le entusiasmó, así que continué escribiendo e interesándome por el proceso”, explica sobre sus inicios.

Desde entonces, Weldon ha publicado a un ritmo vertiginoso: aproximadamente una obra anual, una trayectoria que le ha valido una nominación al premio Booker, el premio a Mejor obra de ficción de Los Angeles Times y el título de Comendadora de la Orden del Imperio Británico, entre otras.

“Soy adicta a escribir”

Cuenta la escritora que nunca ha declinado la publicación de una obra terminada: “Soy adicta a escribir. Además, es increíble la cantidad de páginas que uno puede cubrir con palabras cuando sus niños han crecido”. En cualquier caso, la autora mantiene que era mucho más sencillo publicar un libro cuando ella comenzó, ya que esta práctica “ha dejado de ser una profesión”, y en su lugar “se ha convertido en un negocio muy competitivo”, asegura.

La escritura deja de ser un oficio, cuenta Weldon, y se convierte en una labor precaria, que en raras ocasiones genera los ingresos suficientes para que el autor se dedique íntegramente a dicha labor. “Antes, los lectores tenían criados y tiempo”, explica en el libro la autora, que recuerda la vinculación, hasta hace muy poco, de la literatura con las clases sociales más altas. “Para ser publicado, un libro tiene que venderse. En la actualidad hay muchas novelas que se rechazan porque, aunque la editorial las adore, no encajan con el equipo de marketing”, analiza la escritora.

De ese precepto parte este libro, que funciona como un manual para encajar una novela en el mercado editorial, sin perder la idea original del autor. ¿Tiene mi texto demasiados adjetivos? ¿Son estos personajes creíbles? ¿La trama de mi novela funciona, engancha o emociona al lector?. A todas estas preguntas trata de responder Weldon, para quien, en cualquier caso, hay una dosis de talento innato que determina la calidad de un texto pese a que “el trabajo duro es fundamental” para sacar una carrera literaria adelante, como recuerda en su último libro.

En su opinión, todas las personas pueden escribir, “en el sentido de que casi todo el mundo sabe escribir una carta a su abuela o un mensaje en redes sociales”, aunque eso no les convierte en autores. “No todos tienen la capacidad de escribir un poema que ayude al lector a comprender su existencia”, asegura. “Si un estudiante me dice que quiere ser escritor, es una mala señal, pero si me dicen que tienen una idea y quieren escribir una novela, eso es otra cosa. Escribir libros no es una cualidad inherente a la persona, es algo que hace alguien”, asegura la escritora. Una hipótesis que la autora mantiene durante toda la obra, y que trata de demostrar intercalando la teoría literaria con su anecdotario personal.

Weldon considera que presentarse como autora de una obra y hablar de uno mismo con honestidad es fundamental, especialmente si se atiende a la situación en que trabajaban “las escritoras del siglo XIX, cuyo único nombre posible era ‘Anónimo’”. Por ello, sus obras versan alrededor de personajes femeninos muy dispares: “Las mujeres venimos en diferentes formas y tallas, cuerpos y circunstancias. Nos enamoramos o no, queremos tener bebés o no, pero lo que compartimos es mucho mayor que lo que nos separa: por eso escribo sobre nosotras”, explica Weldon.

La última obra de la autora inglesa se une, traducida al castellano por Martín Schiffino, al catálogo de Círculo de Tiza, que ya cuenta con otros manuales de escritura, como Para ser escritor, de la editora norteamericana Dorothea Brande, o Suspense, de la autora de novela negra Patricia Highsmith.

Fuente: elindependiente.com

Deja tus comentarios